aceptar

Uso de cookies

Instalamos cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, realizar estudios estadísticos para mejorar la funcionalidad de los servicios ofrecidos y ofrecer publicidad relacionada con las preferencias de sus usuarios en función de sus patrones de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moda sostenible: de opción a obligación ya!!

Moda sostenible: de opción a obligación ya!!

       La industria de la moda se encuentra rodeada por un halo de belleza y glamour en torno a su producto final, pero tiene otra faceta, menos conocida y ligada a sus procesos productivos, en la que destaca por su gran impacto negativo medioambiental y por las deficientes condiciones laborales de las personas que la fabrican. La industria de la moda es de las más contaminantes del mundo, y en especial del agua, no solo por el gran consumo que demandan, sino por la cantidad de vertidos tóxicos que arrojan a los ríos. Se calcula que el 20% de la contaminación mundial del agua se debe a los vertidos de estas empresas. Como hemos visto, esta industria per se, es altamente contaminante, a lo que hay que añadir la tendencia que se ha instaurado en la moda desde los años 90, en la que las marcas de pronto moda, buscando aumentar sus beneficios, han ido reduciendo los ciclos de la moda, cambiando el comportamiento del consumidor que compra más y de forma más frecuente. Este aumento en la velocidad de adaptación a los cambios en las tendencias de la moda, se traduce en que las empresas lanzan de 6 a 8 colecciones, en vez de 2 a 4 como tradicionalmente y a su vez, en un aumento en los costes de producción, lo que hizo que los centros productivos se trasladaran a países en vías de desarrollo en la que la mano de obra era más barata y la legislación laboral y medioambiental más laxa. Este aumento en el número de las colecciones, sumado al precio más bajo de la moda que demanda el consumidor, hacen que las empresas presionen a estos países para producir más rápido y más barato, traduciéndose en un empeoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores, así como un aumento de la contaminación al descuidar estos aspectos en favor de otros.


      Ante esta actitud de falta de preocupación por la naturaleza y de la creciente desigualdad junto a  las pésimas condiciones de vida y laborales que tienen en estos países, han emergido en los últimos años diferentes voces e iniciativas que reclaman un cambio multisectorial a nivel global, como es el caso de la moda sostenible.

       La moda sostenible, nace con la intención de cambiar la actual industria textil a otra diferente en la que las prendas que llegan al consumidor final, han sido realizadas bajo una serie de criterios. La moda responsable fija sus bases en la conservación de los recursos y un bajo impacto de los materiales, el empleo de mono materiales o compatibles que faciliten el reciclado, la prevención de la contaminación, unas condiciones laborales justas junto a un esfuerzo en la educación del consumidor por un consumo responsable. Esto es también de suma importancia ya que países como Alemania compran una media de 70 prendas al año por persona, lo que se traduce en más de 1 millón de toneladas de ropa desechada, o en EEUU que alcanzan los 13 millones de toneladas, lo que supone una gran cantidad de residuos.

Así, se prestará atención a las materias primas en la que se cuidaran el uso de pesticidas e insecticidas, ya que por ejemplo para el algodón (que representa solo el 3% de los cultivos mundiales) se utilizan el 25% de los agroquímicos empleados en el mundo, además en los cultivos que sea posible no se arrancará la planta al terminar la cosecha, sino que se mantendrá. Otro aspecto muy relevante a controlar es el gasto y la contaminación del agua en la fabricación de la ropa. El 80% de las aguas residuales corresponden al tintado, el 12%  al procesamiento de las fibras y el resto en las diferentes funciones restantes. Los tintes actuales son fundamentalmente químicos, ya que la moda demanda gran variedad de colores, muy vivos y de una larga durabilidad, que los hacen resistentes al sol, al agua y a diferentes productos químicos que los hacen difícilmente degradables. Pero estos tóxicos no solo contaminan los recursos hídricos del país en el que se realizan, sino que siguen presentes en la ropa cuando llega a nuestras manos y al lavarlas y desecharlas siguen contaminando, como podemos ver en este gráfico de Greenpeace, que está realizando una gran labor de concienciación a las grandes marcas, a través su programa Detox. Otra pata importantes de las bases de la moda sostenible  es, la denuncia de los derechos humanos y laborales, de los trabajadores en las plantas de producción situadas en los países en vías de desarrollo, que se ven obligados a trabajar gran cantidad de horas bajo condiciones extremas e insalubres, por un sueldo indigno. Pero de nosotros tambíen depende la moda sostenible o responsable, y parte de sus esfuerzos se destinan a concienciar al consumidor de que deberemos cambiar nuestros hábitos de consumo, si queremos que la naturaleza y una gran cantidad de personas tengan un futuro mejor.

       Actualmente, cada vez hay más marcas pequeñas que ofrecen sus productos realizados bajo esta filosofía. Otro caso muy diferente es el de las grandes marcas, que es ahora cuando su mayoría están empezando a realizar planes de actuación y acciones, aunque en la mayor parte de los casos, esta nueva conciencia social ha venido a raíz de diferentes escándalos que han sufrido o por mantener una imagen de marca, aunque realmente no estén realizando apenas ningún esfuerzo.  Ahora mismo a la cabeza de los más comprometidos son H&M y C&A, seguidos por Nike o Puma, y entre los peores encontramos Espirit, Victoria´s Secret, Zara, Mango, Calvin Klein y Tommy Hilfiger entre otros.


       Para terminar, haré referencia a Eckhart Tolle, escritor alemán de libros como “El poder del ahora” y “ Una nueva tierra”, que nos incita a prestar menos atención a lo que no se está haciendo y a aplaudir más al que sí está haciendo cosas. Por eso me gustaría aplaudir a una de las marcas de tallas grandes que podéis encontrar en miXXtos.com, SPG Jenuan. Esta marca española de tallas grandes, realiza su proceso productivo en España, bajo la legislación medioambiental europea, por lo que sus residuos son tratados de manera limpia, además manteniendo aquí su producción, y no trasladándose a países en vías de desarrollo, como muchos de sus competidores, han centrando sus ventajas competitivas en otros valores diferentes al precio. Por último añadir que ya están utilizando tejidos naturales en sus prendas, contribuyendo con ello a la eliminación de los residuos tóxicos generados en la fabricación de fibras sintéticas, en su mayoría, derivadas del petróleo.

Google+ Facebook Twitter

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se mostrará)
   Página web: (Url con http://)
* Comentario:
Escribir Texto